Gracias 2019, Hola 2020.

Con motivo de que va iniciando el año te quiero agradecer por leerme y desearte lo mejor. 

Por cierto, ¿Cómo vas con tus propósitos? Aquí te dejo unos tips que me ayudaron a mí a cumplir los míos el año pasado, aunque sí, aún sigo en el proceso de varios.

  1. Pequeños pasos: levantarse, dar un paso y luego otro para después aprender a correr. No te presiones sea lo que sea que quieras lograr comienza de a poco.
  2. Celebra: Aunque sea algo que te parezca insignificante en su momento, cada paso por más pequeño, cuenta agradece y celébralo. No está de más hacer un mini baile de celebración.
  3. Comparte: Siempre es bueno vaciarse para volver a llenarse, comparte cómo has ido cambiando, mejorando, que te ha costado más trabajo, con que te tropezaste, puede que alguien al igual que tú tenga el mismo propósito este año y te ayude a cumplirlo.

Recuerda, si todo lo demás falla siempre puedes volverlo a intentar. Lo mejor está por venir.

3 Tips de supervivencia para encontrar una buena paleta de color si eres principiante.

Si buscas aventurarte en el mundo de las paletas de color o necesitas una para algún proyecto que estés haciendo, y la idea de combinar colores te da dolor de cabeza, aquí te dejo tres tips básicos para encontrar una paleta de color:

Viendo a la naturaleza.

Una paleta de color que siempre va a lucir natural. 

Si te has preguntado por qué las flores se ven bien, es exactamente por eso una buena paleta de color. Inspirarte en las combinaciones de color que existen en la naturaleza es una muy buena forma de encontrar una buena paleta de color ya sea para que quieras que algo se vea bien o se vea de miedo. 

Blanco y negro, también escala de grises.

Comienza poniendo todo en blanco y negro, o en escala de grises. Si se ve bien la probabilidad e que se vea mejor añadiendo color es muy alta.

Buscando en internet.

Existen muchas páginas que ayudan a generar una paleta de color de forma muy fácil, aquí te dejo algunas:

Ser ecológico es un proceso gradual, no te desesperes.

Un día te despiertas diciendo que vas a ser ecológico, pero va pasando el tiempo y resulta que no eres para nada lo eres, entonces, terminas por abandonar este camino de salvar el mundo. Y sí, a mí también me pasó, pero es importante pensar que el hecho de intentarlo es motivo suficiente para seguir haciéndolo.

Un proceso gradual

 ¿Por qué nos cuesta tanto? El hecho de decretar que vas a ser sustentable es solo el primer paso, como todo, no pasa de la noche a la mañana.

Cambiar rotundamente un estilo de vida o la forma en que hacemos las cosas es casi imposible, por eso es importante no desesperarse e intentarlo.

Todo funciona con pequeños cambios, en fijarse en esos detalles como: llevar tu termo reutilizable a todos lados o cargar tus cubiertos en la bolsa cuando sales a comer, reutilizar las hojas de papel por el otro lado, caminar a la tiendita de la esquina en vez de usar el auto. Cada una de estas pequeñas acciones te van acercando un poquito más a la persona eco friendly que quieres ser.

Hay muchas formas de cuidar al planeta, pero un paso a la vez.

Existen muchas maneras de cuidar el planeta algunas más sencillas de hacer que otras, pero piénsalo de esta forma, una vez que tengas dominada una puedes agregar otra, por ejemplo:

Ya te acostumbras te a llevar tus bolsas de tela al súper ¡Genial! Ahora, ¿Qué más podemos hacer? A lo mejor, ir caminando a la tienda si es que no queda muy lejos, por ejemplo.

Por último, casi nadie puede ser 100% eco friendly

Esa persona con su popote de metal, pero con su vaso de unicel lo está intentando., El mundo no necesita una persona cien por ciento sustentable, necesita muchas personas intentando serlo.

Ser 100% eco friendly es casi una utopía así que no te presiones demasiado, como mencionaba antes, cada granito de arena cuenta.